mayo 23, 2024

Zona Conciertos

Todo actualidad en música

Así recuerdan a Brandon Lee a más de 30 años de su muerte en "El Cuervo"

Así recuerdan a Brandon Lee a más de 30 años de su muerte en «El Cuervo» por cnnespanol.cnn.com


(CNN) — Citando las palabras de un perfil en 1992, era «el heredero atractivo». El atletismo de Brandon Lee le hacía idóneo para los papeles de artes marciales que le hicieron entrar en Hollywood y la persona perfecta para tomar el relevo dejado por la muerte de su legendario padre Bruce Lee.

Pero hay muchos Brandon Lee que el mundo no llegó a conocer antes de que un accidente en el rodaje de su película «El Cuervo» acabara con su vida hace poco más de 30 años.

Estaba el Brandon que despachó físicamente a un ladrón al que sorprendió en su propia casa y retuvo hasta que llegó la policía para detener al maleante.

El Brandon que, como presidente de su promoción de bachillerato, organizó una especie de rebelión en la que instó a sus compañeros a no tomarse en serio los estudios. Fue expulsado.

El Brandon que le echó el ojo a una chica guapa que conoció mientras asistía a una reunión en una productora, la sedujo con su falsa arrogancia y más tarde compartieron un primer beso en la fiesta de Navidad de la empresa. Posteriormente le pediría su mano.

«La personalidad de Brandon le llevaba a ser un ‘personaje’ en todo lo que hacía», declaró su madre, Linda Lee Cadwell, a CNN.

Brandon Bruce Lee era hermano, hijo, prometido, amigo, romántico empedernido, sabio literario, amante de los animales, ávido lector, narrador prolífico y actor de talento a punto de convertirse en una auténtica estrella de cine. En marzo de 1993, una pistola de utilería le disparó accidentalmente y lo mató. Tenía 28 años.

Ahora lleva más tiempo fallecido que vivo. Pero los que le conocieron, el hombre completo y complicado que él quería que los cinéfilos conocieran mejor a través de su trabajo, saben que sus recuerdos de Brandon son tan formidables como él. Al igual que su padre, dicen sus seres queridos, tenía una mente y un espíritu demasiado grandes para ser contenidos en algo tan efímero como el tiempo.

«La intrepidez de mi hermano y su sentido de la aventura y la libertad, su inherente arte y creatividad, y su deseo de aprender y crecer, todo vino del tiempo que pasó con mi padre», dijo Shannon Lee a CNN en una entrevista. «Mi padre era el héroe de mi hermano».

La influencia de un padre

Bruce Lee se deleitaba compartiendo las artes marciales con su hijo, recuerda Cadwell, que compartió sus recuerdos en una declaración a CNN.

Brandon hablaba a menudo del entrenamiento de su padre en sus primeras entrevistas, orgulloso de haber conseguido años de estudio con él y, al mismo tiempo, profundamente entristecido de que se viera truncado.

Brandon Lee aprende algunos movimientos de artes marciales de su padre, Bruce Lee, en una foto de 1970. (Cortesía: Everett Collection)

Brandon Lee aprende algunos movimientos de artes marciales de su padre, Bruce Lee, en una foto de 1970. (Cortesía: Everett Collection)

Brandon solo tenía ocho años cuando su padre murió de un edema cerebral en 1973, pocos meses después de que el lanzamiento de «Enter the Dragon» le convirtiera en un icono mundial. Tenía 32 años.

Su madre describió a Brandon como «terriblemente dolido» cuando murió Bruce Lee, y tardó algún tiempo en retomar el arte.

Tras pasar parte de su infancia en Hong Kong, donde se rodaron muchas de las películas de su padre, Brandon hablaba cantonés con fluidez y tuvo que readaptarse a hablar inglés cuando Cadwell trasladó a la familia a Seattle tras la muerte de Bruce Lee. Después de un año en el noroeste del Pacífico, los Lee se instalaron en Los Ángeles, con la esperanza de empezar de nuevo.

Cuando era adolescente, con la ayuda de Danny Inosanto, protegido de Bruce Lee, Brandon empezó a entrenar de nuevo, llegando a dominar el estilo de su padre, el Jeet Kune Do («el camino del puño interceptor»).

Pronto, Brandon volvió a perseguir el sueño de su vida: actuar.

«Siempre quise ser actor», dijo Brandon en una entrevista al Ottawa Citizen en 1992. «Nunca quise hacer otra cosa, ni siquiera cuando estaba en la escuela primaria».

El primer crédito como actor de Brandon llegó en 1986, cuando protagonizó «Kung Fu: The Movie». Luego protagonizó «Legacy of Rage», una película de acción tradicional al estilo de Hong Kong, y más tarde actuó junto a Ernest Borgnine en la película de acción «Laser Mission» en 1989.

(De izquierda a derecha) Brandon Lee y David Carradine en "Kung Fu: The Movie". (Crédito: Moviestore/Shutterstock)

(De izquierda a derecha) Brandon Lee y David Carradine en «Kung Fu: The Movie». (Crédito: Moviestore/Shutterstock)

A principios de los 90, Brandon protagonizó las películas de acción «Showdown in Little Tokyo» y «Rapid Fire». A menudo se le comparaba con estrellas de acción como Arnold Schwarzenegger y Jean Claude Van Damme y, con mayor frecuencia, con su padre.

Cadwell dijo que había tenido muchas conversaciones con Brandon sobre las expectativas puestas en él como hijo de Bruce Lee. Pero el objetivo de Brandon, dijo, siempre fue «ser su propio hombre».

«Brandon se parecía mucho a su padre en el sentido de que reflexionaba larga y profundamente sobre sus pasiones», afirmó Cadwell.

Bruce Lee solía decir que primero era artista marcial y luego actor, recuerda Cadwell. Brandon decía lo contrario.

Brandon Lee en "Rapid Fire". (Crédito: Moviestore/Shutterstock)

Brandon Lee en «Rapid Fire». (Crédito: Moviestore/Shutterstock)

«Creo firmemente que mi padre no habría querido que su vida fuera un problema para mí», declaró Brandon también al Ottawa Citizen en 1992. «Si yo tuviera un hijo, querría ser una ventaja, no una carga».

Ser padre él mismo es algo que Brandon estaba deseando experimentar con su prometida Eliza Hutton, según su hermana.

Hutton, la citada empleada de la productora de la que se encaprichó y a la que llevó a un concierto de Melissa Etheridge en una de sus primeras citas, comenta que «había tantas cosas que me encantaban de él».

Eliza Hutton y Brandon Lee en el estreno de 'Last of the Mohicans' el 24 de septiembre de 1992, en Los Ángeles. (Crédito: Bei/Shutterstock)

Eliza Hutton y Brandon Lee en el estreno de ‘Last of the Mohicans’ el 24 de septiembre de 1992, en Los Ángeles. (Crédito: Bei/Shutterstock)

«Era genuino, encantador, muy inteligente, perspicaz, moral, intrépido, romántico e hilarante, todo ello envuelto en una belleza increíble», dijo Hutton a CNN en un intercambio de correos electrónicos.

Tras una «inolvidable» pedida de mano en Venecia (Italia), Hutton y Brandon iban a casarse apenas unas semanas después de que él terminara de rodar «El Cuervo».

«Brandon era un escritor, actor y atleta dotado y dedicado, con un alma sensible que nos fue arrebatada injustamente demasiado pronto», afirmó Hutton. «Por profundo que sea el dolor que he soportado al perderle, no cambiaría nuestro tiempo juntos».

Sus recuerdos del tiempo que pasaron juntos parecen páginas arrancadas de una novela romántica. Estos días, dice, «me acuerdo de Brandon en todo lo que es verdadero, bello y fuerte».

Una estrella en ascenso

«El Cuervo» iba a ser la puerta de Brandon a mayores oportunidades.

Brandon interpretaba a Eric Draven, un guitarrista de rock and roll que es invocado por un misterioso cuervo para que resucite de entre los muertos y busque justicia por el asesinato de Draven y su prometida Shelly (Sofia Shinas) la víspera de su boda de Halloween.

Brandon Lee en 'El Cuervo'. (Crédito: Moviestore/Shutterstock)

Brandon Lee en ‘El Cuervo’. (Crédito: Moviestore/Shutterstock)

La película dirigida por Alex Proyas contó con un presupuesto estimado de US$ 23 millones y fue producida por Miramax. O’Barr, junto con David J. Schow y John Shirley, escribió el guión.

Después de la película, Brandon estaba listo y dispuesto a trabajar en busca de oportunidades que le permitieran desarrollar otros músculos, sobre todo los que no mostraban necesariamente sus habilidades físicas.

Para Shannon Lee no es difícil imaginar a su hermano protagonizando películas de hoy en día como «Matrix» o «Gladiator», pero también dijo que tenía el rango para manejar un papel dramático importante similar a la actuación de Adam Driver en el drama romántico de 2019 «Marriage Story».

«Le habría encantado tener la oportunidad de estirarse y hacer papeles dramáticos», dijo Shannon Lee. Incluso hizo una audición para «Say Anything», la comedia romántica de 1989 protagonizada por John Cusack. Era un papel que realmente quería.

Pronto aprendió que, por una cuestión de pragmatismo, Shannon Lee dijo que tenía que utilizar sus habilidades en artes marciales y su nombre para poner el pie en la puerta o, mejor dicho, para tirar la puerta abajo.

La marea cambió cuando se estrenó «Rapid Fire» en 1992. Shannon Lee fue ayudante de su hermano en la película y recuerda que por fin empezó a tener esperanzas de salir de la sombra de su padre.

(De izquierda a derecha) Un hombre no identificado, la madre de Bruce Lee, Linda Cadwell, y sus hijos Brandon, a la derecha, y Shannon celebran el Día de Bruce Lee en 1979 en Los Ángeles. (Crédito: Archivos Michael Ochs/Getty Images)

(De izquierda a derecha) Un hombre no identificado, la madre de Bruce Lee, Linda Cadwell, y sus hijos Brandon, a la derecha, y Shannon celebran el Día de Bruce Lee en 1979 en Los Ángeles. (Crédito: Archivos Michael Ochs/Getty Images)

Según muchos testimonios, «El Cuervo» era una película que entusiasmaba enormemente a Brandon, que se lo estaba pasando como nunca.

Jeff Most, coproductor de la película, declaró a CNN en una entrevista que las «brillantes» notas de Brandon sobre el guion contribuyeron a la profundidad emocional de la película en medio de la brutalidad física.

«Realmente adaptamos el papel y gran parte del mundo a la visión de Brandon», afirmó.

Y añadió: «Obviamente, este papel de Eric Draven mostró al mundo lo gran actor, realmente gran actor que era y lo que habría llegado a ser. Creo que el hecho de que tengamos esto de él es una bendición y un regalo».

No era raro que el bibliófilo Brandon -un diccionario andante, según Shannon Lee- recurriera a sus vastos conocimientos literarios para fundamentar sus decisiones en la pantalla. En una entrevista para apoyar «El Cuervo», describió a su personaje citando una línea de la novela de Paul Bowles de 1949 «The Sheltering Sky».

«Como no sabemos cuándo vamos a morir, llegamos a pensar que la vida es un pozo inagotable», citó. Este, dijo, «es el punto de vista desde el que parte este personaje en toda la película, porque se le ha hecho ver lo precioso que es cada momento de su vida».

La película se rodaba cuando él cumplió 28 años, y cuando Shannon Lee llamó para desearle a su hermano un feliz cumpleaños, él le dijo que estaba teniendo un día «increíble» porque estaba «haciendo lo que más me gusta en el mundo».

Un final trágico

La noche antes de morir, Brandon llamó a su madre.

«Estaba tan contento de que esa noche fuera la última de las escenas en las que había armas de por medio», cuenta Cadwell. «Estaba tan ilusionado con su siguiente proyecto, que iba a ser una película que no incluyera artes marciales. Me alegré mucho por él porque había alcanzado su objetivo de ser contratado como actor dramático serio».

Durante el rodaje de las escenas finales de «El Cuervo», Brandon murió de un disparo accidental cuando el actor Michael Massee, que interpretaba al traficante de drogas Funboy en la película, disparó a Lee durante una escena con una pistola de utilería que más tarde se descubrió que estaba mal cargada.

Brandon Lee en 'El Cuervo'. (Crédito: Pressman/Most/Kobal/Shutterstock)

Brandon Lee en ‘El Cuervo’. (Crédito: Pressman/Most/Kobal/Shutterstock)

Herido en el abdomen, Brandon murió horas después en un hospital cercano de Carolina del Norte. Massee murió en 2016.

En sus corazones, la familia Lee y Hutton sabían que Brandon habría querido que la película se completara y se estrenara, recuerda Shannon Lee, sabiendo lo orgulloso que estaba de su trabajo y su emoción por la oportunidad.

Mirando atrás, dice que «le habría parecido muy injusto no poder compartirlo con el mundo».

Las escenas restantes de Brandon se rodaron con su doble de acción, Chad Stahelski, que pasó a dirigir las películas de «John Wick». Cuando la película se estrenó en 1994, recaudó más de US$ 50 millones en todo el mundo.

Desde la muerte de Brandon en 1993, la mayoría afirma que se ha comprometido a no utilizar armas de fuego en sus rodajes.

Los accidentes ocurridos en los sets de rodaje antes y después del de Brandon han suscitado nuevas peticiones para que se tomen medidas de seguridad más estrictas en los sets de televisión y cine.

Halyna Hutchins, vista aquí en un evento en 2019, fue asesinada en el rodaje de la película "Rust". (Crédito: Fred Hayes/Getty Images)

Halyna Hutchins, vista aquí en un evento en 2019, fue asesinada en el rodaje de la película «Rust». (Crédito: Fred Hayes/Getty Images)

La llamada a tomar medidas se produjo de nuevo a raíz de la muerte de Halyna Hutchins, la directora de fotografía que falleció de un disparo accidental con una pistola de utilería empuñada por el actor Alec Baldwin en el set de rodaje de la película «Rust».

Shannon Lee, que habla como alguien que ha sido «herida espiritual, mortal y anímicamente por este tipo de circunstancias», comentó que, 30 años después, no entiende por qué se utilizan armas de fuego en los rodajes hoy en día, cuando los efectos especiales son más seguros y más rentables.

«No hay razón para dañar otra vida humana, una vida humana debería ser suficiente», afirmó.

Brandon se reunió con su padre el 4 de abril de 1993, cuando fue enterrado en el cementerio Lake View de Seattle.

Shannon Lee dice que el legado de su hermano «trataba de no desperdiciar la vida ni el tiempo» y de «seguir a tu corazón».

Brandon vivió su vida tan plenamente como pudo, dicen quienes mejor le conocían, un experto en sumergirse sin miedo en el inagotable pozo de la vida.

La tumba del actor y artista marcial Brandon Lee y su padre Bruce Lee en el cementerio de Lakeview en Seattle, vista en 2012. (Crédito: Andrew Harnik/AP)

La tumba del actor y artista marcial Brandon Lee y su padre Bruce Lee en el cementerio de Lakeview en Seattle, vista en 2012. (Crédito: Andrew Harnik/AP)


Por cnnespanol.cnn.com

Source link