julio 13, 2024

Zona Conciertos

Todo actualidad en música

Muere a los 96 años Harry Belafonte, cantante, actor y activista

Muere a los 96 años Harry Belafonte, cantante, actor y activista por cnnespanol.cnn.com


(CNN) — Harry Belafonte, el apuesto cantante, actor y activista que se convirtió en un partidario indispensable del movimiento por los derechos civiles, murió, dijo su publicista Ken Sunshine a CNN.


Tenía 96 años. Belafonte murió este martes por la mañana de insuficiencia cardíaca congestiva, dijo Sunshine.

Belafonte fue apodado el Rey del Calypso después del éxito revolucionario de su éxito de 1956, «The Banana Boat Song (Day-O)». También se convirtió en una estrella de cine después de actuar en la adaptación cinematográfica del musical de Broadway «Carmen Jones».

Pero las mayores contribuciones de Belafonte tuvieron lugar fuera del escenario. Fue un estratega clave, recaudador de fondos y mediador del movimiento de derechos civiles. Arriesgó continuamente su carrera en el entretenimiento, y al menos una vez su vida, por su activismo. Se hizo amigo cercano del reverendo Martin Luther King Jr., quien a menudo se retiraba al apartamento palaciego de Belafonte en Nueva York para hablar de estrategia o escapar de las presiones de liderar el movimiento de derechos civiles.

Un lector voraz con un ardiente desdén por la injusticia, la conciencia política de Belafonte fue moldeada por la experiencia de crecer como el hijo empobrecido de una madre jamaicana pobre que trabajaba como empleada doméstica.

“A menudo respondo consultas en las que me preguntan: ‘¿Cuándo, como artista, decidiste convertirte en activista?’”, dijo una vez. “Mi respuesta a la pregunta es que fui activista mucho antes de convertirme en artista. Ambos se sirven mutuamente, pero el activismo es lo primero”.

El alcance del activismo de Belafonte fue asombroso. Vio el movimiento por los derechos civiles como una lucha global. Dirigió una campaña contra el apartheid en Sudáfrica y se hizo amigo de Nelson Mandela. Movilizó apoyo para la lucha contra el VIH/SIDA y se convirtió en embajador de Buena Voluntad de Unicef. También se le ocurrió la idea de grabar la exitosa canción de 1985, «We Are the World», que reunió a una constelación de estrellas del pop y el rock, incluidos Bob Dylan, Michael Jackson y Bruce Springsteen, para recaudar dinero para aliviar la hambruna en África.

Belafonte no se suavizó a medida que crecía su riqueza y fama. Recibió críticas después de llamar al presidente George W. Bush «el mayor terrorista del mundo» por liderar una invasión de Irak, y atacó a celebridades negras como Jay Z y Beyonce por no tomar posiciones más audaces sobre la justicia social. Criticó tanto a Barack Obama durante la primera candidatura presidencial del entonces senador en 2008 que Obama le preguntó: «¿Cuándo me vas a dar un respiro?».

«¿Qué te hace pensar que eso no es lo que he estado haciendo?» respondió Belafonte.

Héroe y mentor de Belafonte

Harold George Belafonte Jr. nació el 1 de marzo de 1927 en la ciudad de Nueva York de inmigrantes caribeños pobres. Su padre trabajaba como cocinero en barcos mercantes y abandonó a la familia cuando Belafonte era joven. Belafonte también pasó parte de su niñez en Jamaica, la antigua colonia británica y el país natal de su madre, donde fue testigo de cómo las autoridades inglesas blancas maltrataban a los jamaiquinos negros. Regresó al barrio de Harlem de la ciudad de Nueva York en 1940 para vivir con su madre, Melvine, quien luchaba por mantener unida a su familia en medio de la pobreza extrema.

“Ella fue quien le enseñó que no se debe dejar que se ponga el sol sin luchar contra la injusticia”, dice sobre la madre de Belafonte Judith E. Smith, autora de “Becoming Belafonte: Black Artist, Public Radical”.

Belafonte tuvo una infancia tumultuosa y muchas veces tuvo que valerse por sí mismo.

“El momento más difícil de mi vida fue cuando era niño”, le dijo a un entrevistador de una revista. “Mi mamá me dio cariño, pero, como me quedé solo, también mucha angustia”.

Belafonte abandonó la escuela secundaria y se alistó en la Marina de EE.UU. en 1944. Fue relegado al trabajo manual en el barco y no entró en combate, pero la experiencia resultó ser profunda. Conoció a hombres negros con educación universitaria que le dieron una exposición más amplia al mundo, hablándole sobre grandes temas como la segregación y el colonialismo. La experiencia de luchar contra el fascismo en el extranjero mientras volvía a la segregación en casa enfureció a Belafonte, al igual que a muchos veteranos negros de la Segunda Guerra Mundial.

Llegó al campo del entretenimiento casi por accidente. Belafonte trabajaba como conserje en Nueva York cuando asistió a una obra en el American Negro Theatre. Estaba tan entusiasmado con la actuación que decidió convertirse en actor.

Eventualmente estudió actuación en un taller al que asistieron compañeros como Marlon Brando, Tony Curtis y Bea Arthur. También comenzó a cantar en clubes nocturnos, una vez en una banda que incluía a los grandes del jazz Charlie Parker y Max Roach, y consiguió un contrato de grabación en 1949.

Belafonte tenía carisma natural, en el escenario y detrás del micrófono. Ganó un premio Tony por su actuación en Broadway y fue el primer afroamericano en ganar un premio Emmy por su programa de variedades de 1959.

Belafonte también buscó la manera de fusionar su activismo con su carrera y encontró un mentor y amigo en Paul Robeson. El actor negro de teatro y cine fue un hombre del renacimiento, un atleta estrella e intelectual educado en la Ivy League que se convirtió en un abierto activista de los derechos civiles y en un crítico de la política exterior de Estados Unidos. Robeson finalmente fue incluido en la lista negra por su activismo durante la era McCarthy.

Belafonte llamó a Robeson parte de su “brújula moral”.

“Para mí, el Sr. Robeson era el gorrión. Fue un artista que hizo que aquellos de nosotros en las artes comprendiéramos la profundidad de ese llamado, cuando dijo: “Los artistas son los guardianes de la verdad. Somos la voz radical de la civilización”.

Su amistad con MLK

Belafonte también construyó una amistad con King, otro poderoso líder negro. King volaba a menudo a la ciudad de Nueva York para recaudar fondos para el movimiento y reunirse con asesores clave. Durante un viaje, llamó a Belafonte y lo saludó con: «Nunca nos hemos visto, así que es posible que no sepas quién soy».

Los dos hombres se conocieron en una iglesia de Nueva York donde King estaba hablando y se retiraron después del evento a una habitación del sótano para hablar.

“Éramos solo nosotros en una mesa de juego con sillas de respaldo recto”, recordó Belafonte. “Lo que se suponía que serían unos minutos se convirtió en casi cuatro horas. Me gustó su valentía, sus pensamientos, sus ideas y su misión. Me comprometí con él después de eso”.

La relación de Belafonte con King resultaría crucial. Belafonte tenía el poder de las estrellas, conexiones y, lo que es más importante, la voluntad de arriesgarlo todo para ayudar al movimiento de derechos civiles. Recaudó dinero para la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur, la organización que King cofundó y dirigió. Belafonte también ayudó a rescatar a activistas que habían sido encarcelados durante campañas de derechos civiles y ayudó a organizar la Marcha de 1963 en Washington.

Arriesgó más que su carrera por momentos. En 1964, Belafonte y su amigo y compañero actor Sidney Poitier viajaron a Mississippi para entregar una bolsa de médico llena de US$ 70.000 para apoyar los esfuerzos de registro de votantes. Belafonte dice que el Ku Klux Klan los persiguió y les disparó, pero finalmente lograron entregar su dinero en mano.

Belafonte también brindó una ayuda crucial a la familia de King. Pagó por amas de casa y niñeras mientras King viajaba por el país. Y contrató una póliza de seguro de vida para el líder de los derechos civiles que se convirtió en una de las principales fuentes de apoyo financiero de la familia después del asesinato de King.

“Cada vez que nos metíamos en problemas o cuando ocurría una tragedia, Harry siempre acudía en nuestra ayuda, con su generoso corazón abierto de par en par”, dijo más tarde Coretta Scott King en sus memorias.

Belafonte también se convirtió en uno de los amigos más confiables de King. King a menudo se alojaba en el apartamento del Upper West Side de Belafonte, y escribió el resumen de uno de sus discursos más famosos, su discurso de 1967 denunciando la guerra de Vietnam, en la casa de Belafonte.

King era un hombre reservado en público que rara vez bajaba la guardia. Pero en raras fotos que capturan a King mostrando una gran sonrisa desinhibida, Belafonte a menudo está a su lado, abrazándolo y compartiendo alguna broma privada. Hay un maravilloso clip de YouTube que muestra a King contándole una broma a Belafonte cuando el animador se convirtió en presentador de «The Tonight Show».

Sin embargo, Belafonte brindó más que apoyo emocional a King. King confiaba en él para obtener consejos y estrategias, dice Miller, autor de «Becoming Belafonte».

“Él [Belafonte] ya era un radical y ya estaba pensando en cómo debería desarrollarse la liberación negra”, dice Miller. “Él ya había estado en estos grupos donde todo el mundo hablaba de, ¿qué debes hacer para organizarte? ¿Cómo haces el cambio?

Belafonte en sus últimos años

Ser radical era esencial para cómo Belafonte se definía a sí mismo. A medida que crecía, su sedosa voz de canto se redujo a un grave susurro y caminaba con un bastón. Pero nunca perdió su aspecto de estrella de cine ni su hambre de cambio radical. En 2013, recibió el mayor honor de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color  (NAACP, por sus siglas en inglés), la Medalla Spingarn. Dijo durante su discurso de aceptación que lo que faltaba en la lucha contemporánea por la libertad es “pensamiento radical”.

“Estados Unidos nunca se ha sentido impulsado a perfeccionar nuestro deseo de una mayor democracia sin que el pensamiento radical y las voces radicales estén al frente de tal búsqueda”, dijo.

Belafonte también recibió un Kennedy Center Honor en 1989, la Medalla Nacional de las Artes en 1994 y un premio Grammy Lifetime Achievement Award en 2000. También se convirtió en mentor de otros artistas, tal como Robeson lo había inspirado años antes.

Habló con orgullo sobre las protestas raciales que se extendieron por EE.UU. en el verano de 2020 después de la muerte de George Floyd y escribió que “nunca hemos tenido tantos aliados blancos, gimiendo para estar juntos por la libertad, por el honor, por una justicia. que nos libere a todos al final…”

Un grupo de estudiantes negros se acercó a Belafonte en Harlem, en 2016, y le preguntaron si aún estaba buscando algo, a pesar de su avanzada edad.

“Lo que siempre he estado buscando: ¿Dónde reside el corazón rebelde?” respondió Belafonte. “Sin el corazón rebelde, sin personas que entiendan que no hay sacrificio que podamos hacer que sea demasiado grande para recuperar lo que hemos perdido, estaremos siempre distraídos con posesiones, baratijas y títulos”.

Belafonte nunca perdió su corazón rebelde. Bendecido con apariencia, riqueza y fama, podría haberse contentado con ser el Rey de Calypso. Pero tomó otra decisión. Hizo sus mayores contribuciones fuera del escenario.


Por cnnespanol.cnn.com

Source link