junio 24, 2024

Zona Conciertos

Todo actualidad en música

"Never Have I Ever" llega a su fin y para sus protagonistas ha sido "el viaje de su vida"

«Never Have I Ever» llega a su fin y para sus protagonistas ha sido «el viaje de su vida» por cnnespanol.cnn.com


(CNN) — El primer día que Richa Moorjani entró en el set de «Never Have I Ever», se dio cuenta de que formaba parte de algo especial.

Por un lado, no era la única persona del sur de Asia allí. Por otro, ella y sus compañeras de reparto sudasiáticas Maitreyi Ramakrishnan y Poorna Jagannathan eran las protagonistas de la serie. Toda la serie de Netflix giraba en torno a personajes que compartían sus orígenes culturales, y el equipo que estaba detrás de ella se inspiraba en ellos.

Moorjani, que interpreta a Kamala, la prima del protagonista Devi Vishwakuar, recordó que durante una escena en la mesa le dijo al departamento de atrezzo que esta familia del sur de la India comería con las manos en lugar de con tenedores y cuchillos, un detalle que luego se reflejó en la serie.

«Desde ese día en adelante, todos los días que estuve en el set hasta el último día que terminamos la cuarta temporada, me di cuenta de eso todos los días», afirmó Moorjani en una llamada de Zoom. «No creo que hubiera un solo día en que lo diera por sentado».

La cuarta y última temporada de Never Have I Ever, la exitosa comedia romántica de Mindy Kaling y Lang Fisher, se estrena el jueves. Y ahora que la serie llega a su fin, sus protagonistas reflexionan sobre su legado.

Cambió el juego para la representación del sur de Asia

«Never Have I Ever» gira en torno a Devi (Ramakrishnan), una estudiante de bachillerato indio-estadounidense que quiere entrar en Princeton, perder la virginidad y conseguir novio al mismo tiempo. Mientras tanto, sufre la repentina pérdida de su padre y mantiene una complicada relación con su madre.

El hecho de que sea la protagonista de la serie es, en sí mismo, significativo para la representación del sur de Asia. Pero lo que hace que «Never Have I Ever» sea especialmente notable es que ningún personaje tenga que asumir la carga imposible de representar a todos los sudasiáticos. La serie incluye a varias generaciones de mujeres en un mismo hogar, cada una con su propio personaje durante varias temporadas.

«Tuve suerte con un papel increíble con el que algunos sólo podrían soñar», comentó Ramakrishnan en una entrevista a través de Zoom. «En un mundo en el que apenas tenemos representación simbólica, por no hablar de representación auténtica, (me tocó interpretar) a un personaje que tiene la capacidad de tener tantas emociones y ser tan polifacético».

Devi es inteligente y ambiciosa, pero también audaz y descarada. A veces le cuesta controlar sus emociones y cuenta mentiras piadosas que tienden a descontrolarse. Puede que algunos espectadores sudasiáticos americanos se identifiquen con Devi, pero puede que otros no, y para los que no se reconozcan en ella, hay muchas otras representaciones llenas de matices.

«Never Have I Ever» desafía el estereotipo del sudasiático nerd y poco atractivo al presentar a su protagonista Devi como inteligente e interesada en el sexo. Créditos: Netflix

Está Nalini (Jagannathan), una dermatóloga inmigrante india y madre soltera que está procesando la muerte de su marido, y Kamala, la prima bióloga de Devi que esquiva un matrimonio arreglado y se enfrenta al sexismo en el trabajo. También están Nirmala (Ranjita Chakravarty), la abuela paterna de Devi con un lado travieso, y Aneesa (Megan Suri), una estudiante india musulmana del curso de Devi que destaca en el fútbol y lucha contra la anorexia. Por nombrar solo a algunas.

Esa abundancia de papeles diversos permite a los personajes de «Never Have I Ever» acabar con los estereotipos. Cuando los sudasiáticos han sido representados históricamente en Hollywood, a menudo ha sido a través de estereotipos como la chica nerd y poco atractiva o el padre estricto y dominante.

Conocedora de esa historia y sabiendo que la serie se enmarcaba en el género de adultos jóvenes, Jagannathan dudó inicialmente en aceptar el papel de Nalini. No quería interpretar la caricatura de una madre inmigrante cuando sus propias experiencias como madre inmigrante eran tan ricas y complejas. Pero dice que los creadores le aseguraron que Nalini sería un personaje tridimensional.

«Cuando leí el guion, me pareció muy divertido y un personaje estupendo», dijo a través de Zoom. «Pero en realidad entran y tienen estos hermosos (y complicados) momentos. Ella tiene un aborto espontáneo, que nunca se representa (pero es) una experiencia tan común».

«Sabía que iba a hacer el viaje de mi vida», dice sobre el papel.

Especificó la cultura de los personajes

Parte de lo que hizo que «Never Have I Ever» fuera tan refrescante fue la especificidad con la que describía a la familia Vishwakumar y sus distintas experiencias como indios hindúes tamiles que viven en Sherman Oaks, California.

Desde la forma en que los Vishwakumar se quitan los zapatos al entrar en casa hasta la manera en que Devi reza a los dioses antes de las ocasiones importantes, esa cultura se entreteje a lo largo de la serie sin resultar pesada ni excesivamente explicativa. También hubo momentos innovadores, como el episodio de la primera temporada en el que la familia, ataviada con saris tradicionales, asiste a la celebración del Ganesh Puja en el instituto de Devi, una fiesta hindú que rara vez (o nunca) se ha representado en Hollywood.

«Muchos de los argumentos han surgido de diferentes experiencias de los guionistas en la sala de redacción», afirma Moorjani. «Eso es lo que hace que la serie sea tan impactante. Los guiones surgen de la verdad».

También hay otros guiños más sutiles a la herencia de los Vishwakumars.

Poorna Jagannathan dice que la decisión de Nalini de seguir llevando su thaali tras la muerte de su marido fue un sutil indicador del dolor del personaje. Crédito: Netflix

A lo largo de la serie, Nalini lleva un thaali (término tamil para mangalsutra), un collar de oro que sirve como distintivo de una mujer hindú casada. Nalini sigue llevando su thaali tras la muerte de su marido Mohan, lo que significa que aún no ha superado la pérdida. La cuestión de cuándo se quitaría Nalini el thaali fue algo que Jagannathan discutió largo y tendido con la sala de guionistas. Y en un momento crucial del final de la serie lo hace sin grandes alardes ni explicaciones.

«Era tan sencillo y tan simbólico, sin notas a pie de página», añade Jagannathan.

Demostró que un programa sobre sudasiáticos podía ser universal

A pesar de todos los avances de «Nunca me he casado» en lo que respecta a la representación del sur de Asia, uno de sus grandes logros fue demostrar que una historia culturalmente específica sobre una adolescente estadounidense de origen indio y su madre inmigrante india tenía un amplio atractivo. Cuarenta millones de hogares sintonizaron la primera temporada en sus primeras cuatro semanas en Netflix, según informó Variety en 2020.

La serie ha llegado a tanta gente porque aborda problemas universales: el dolor, la pérdida, la salud mental y la dinámica familiar, explica Ramakrishnan. Cuando Devi actúa, no son sólo las chicas del sur de Asia las que se identifican con ella. Son personas de todas las edades, sexos y orígenes.

«Cuando está celosa, dicen: ‘Oh, yo he pasado por eso'», explica Ramakrishnan. «Cuando la ven sufrir, mucha gente también se siente identificada, por desgracia, con lo que se siente al arremeter contra alguien cuando en realidad solo estás sufriendo».

«Never Have I Ever» aborda temas universales, permitiendo a los espectadores de diversos orígenes verse reflejados en la serie, afirma Richa Moorjani.
Crédito: Netflix

A lo largo de las cuatro temporadas de la serie, los seguidores se involucraron en los personajes y sus trayectorias. Aparte de las risas y la alegría que provocó, también tuvo otras repercusiones involuntarias. Jagannathan recuerda una ocasión en la India en la que una chica trans se le acercó para agradecer a su personaje, Nalini, por cuidar de ella cuando su propia madre no podía ni verla.

«En realidad, es muy raro encontrar familias televisivas de las que te sientas parte», añadió Jagannathan. «Los Vishwakumars son esa familia para tantos niños que desean un sentimiento de pertenencia».

No todo el mundo se vio representado en «Never Have I Ever». Se trataba de una historia específica que se nutría en gran medida de las propias experiencias de Kaling y Fisher. Pero el matiz y la profundidad que ofrecía a sus personajes marcó una pauta para el sector, dijeron los actores, y abrió la puerta a una narración aún más rica.

«Aunque está llegando a su fin, creo que el legado de esta serie perdurará para siempre y abrirá el camino a los creadores sudasiáticos de todo el mundo», afirmó Moorjani.


Por cnnespanol.cnn.com

Source link