abril 19, 2024

Zona Conciertos

Todo actualidad en música

Binaural

Mourn – The Avoider | Crítica

Hubo un día que Mourn fue la gran sensación de la escena musical independiente de Barcelona. Hablamos de hace una década. Muchos nos preguntábamos cómo iría aquello, una banda tan insultantemente joven, con un debut tan demoledor y una industria musical a sus pies. Eran los años buenos de Captured Tracks, mítica casa de DeMarco y compañía, que no tardó en ficharlas para potenciar su prometedora carrera. Desde entonces, cuatro discos (obviando su EP Gertrudis de 2014 y la Mixtape de 2019) han marcado el rumbo de un grupo que ha ido cambiando de techos discográficos y miembros, pero que jamás ha renunciado a su espíritu primario, que empieza por nueve y acaba por cero. Esto ya es un spoiler de lo que trae “The Avoider“, el primer álbum que publican con Montgrí y Cielos Estrellados.

La evolución lógica y sin desvíos de Mourn en parte se explica por su fraternidad (figurada y literal): llevan su música en la sangre. Jazz, Carla y Leia se enredan a tocarla y, al final, del Twister compositivo se acaba dando una posición cómoda y de equilibrio entre ellas. En cada disco publicado lo hemos visto, ya sea en su carácter perenne (sacando a la bestia a pasear) o en una independencia a la hora de escribir y componer que las hace, eso, únicas. O mejor dicho, muy suyas. Parece una tontería, pero escuchar a una banda y reconocerla es en este siglo una enorme virtud. Y eso es lo que sigue ocurriendo con “The Avoider”, que a pesar de todo también tiene sus atrevimientos.

El trabajo suena colosal (produce Santi Garcia y masteriza Victor Garcia de Ultramarinos) y propone un formato conocido: temas de corta duración y letras que combaten ansiedades y cabreos con su habitual denuedo instrumental. Quizá lo más reseñable del disco está en esos tanteos en forma de matices. Por ejemplo, en los brochazos sintéticos de ‘The Avoider‘ y ese batido de décadas que resulta. En las bases frescas e indie de ‘Waste Day‘. O incluso en el propio single, ‘Could Be Friends‘, que ofrece una versión estilizada de la banda, más cercana al rock alternativo americano de American Hi-Fi y más alejada de ese sonido punki gritón de temas como ‘Headache‘. Por otra parte, tampoco faltan las marcas de la casa, donde en algunos casos, es la melodía la que eleva las pistas a un estadio más accesible, como ‘Endless Looping‘ o ‘Aftertaste‘. El hecho de que la sacaran como single ya nos dice mucho de lo que pesa y representa, más allá de que sea la penúltima disco.

‘The Avoider’ no es un álbum para la pose, como tampoco lo eran los anteriores. Si hay posición, en todo caso es de firmeza, porque las del Maresme parecen tener la dirección más clara que nunca. Y ojo, eso no significa que se hayan acomodado y hagan álbumes con el piloto automático, sino que, fieles a su estilo, son capaces de poner un pie en otros colores de género sin tambalearse. Es un juego trepidante del que se saben ganadoras. Es inevitable.



Ver fuente