junio 17, 2024

Zona Conciertos

Todo actualidad en música

Binaural

[Crónica] Festival Tomavistas 2024 – Binaural

VIERNES 24 DE MAYO

Los cielos se despejaban y las temperaturas subían para dar la bienvenida a la octava edición del festival Tomavistas en Madrid, que un año más brilló por un cartel a la altura en su esfuerzo por ofrecer un line-up homenajeando a todas las épocas y subgéneros del rock, el pop y el indie nacional e internacional. 

Repion

Bajo un sol abrasador digno del verano aparecía Repion, la primera banda en inaugurar el escenario amarillo de Johnnie Walker. Las hermanas Marina y Teresa Iñesta, e Iris Banegas se encargaron sin problema de ponerle las pilas a un público fiel que cantó de principio a fin cortes como “Qué soy yo para ti” o “Monstruos de río”, dejando espacio además a versiones al más puro estilo punk-rock que tan bien saben hacer (“Inevitable” de Shakira) y a la promoción del que será su cuarto trabajo de estudio con el adelanto “Viernes”, disponible en todas las plataformas digitales a partir del miércoles 29 de mayo de la mano de la disquera Mushroom Pillow.

Standstill

Merecedores de haber actuado en el escenario principal, fue el escenario rojo de Vibra Mahou el encargado de acoger el talento nacional bajo su techo, que hizo lo propio con Standstill, uno de los platos más fuertes de la primera jornada del festival Tomavistas. A escasos minutos de empezar, una cortina plateada al fondo del escenario anunciaba la llegada de unos invitados de oro. La banda catalana se reencontró con su público tras años de silencio musical abriendo su set con “Me gusta tanto” para disfrute de muchos, una legión de asistentes que rodeaba el front of house y se extendía hasta el final del recinto mientras los últimos rayos de sol se escondían. 

Agradecidos en todo momento, Eric Montefusco y su elenco de músicos no se olvidaron de cortes como el contundente “Poema Nº3” y otras composiciones colocadas al dedillo como “Adelante Bonaparte” (con la que, contradiciendo sus letras, nos dejaron con cero dudas de que sí, volvemos a necesitar saber de ellos más allá del directo) o “Por qué me llamas a estas horas” y “1, 2, 3, Sol” que anunciaba la llegada de la noche y terminaba con el público ovacionando a Standstill y Standstill ovacionando al público.

Dinosaur Jr.

Quizás el hecho de tocar sin importar el qué dirán por ser consciente de que ya tienes tantísimas tablas es la esencia más pura del rock… O de Dinosaur Jr y sus tres miembros dispuestos a dar un set donde el sonido y la actitud brillaron por su ausencia en el escenario principal del festival Tomavistas. Sin embargo, la nostalgia, el 40 aniversario de la banda y un set intercalando sus años de carrera en 15 canciones (desde la apertura con el “What Else Is New?” de 1993 hasta el “Been Here All The Time” de 2007 o algo más actual como “Garden” de 2021 y la esperadísima “Feel The Pain” entre otras) acabó eclipsado todo lo negativo.

Alcalá Norte

“Las dos Españas”, decía alguien con rumbo a Los Planetas a su amigo que se separaba del grupo para ver a Alcalá Norte. Razón no falta en esta afirmación, ya que, tras la sentida baja de Dry Cleaning para muchos, la banda madrileña vio la oportunidad perfecta para terminar de presentarse en su ciudad natal.

Y es que hace falta verles para entender por qué son la banda del momento, señalados por Carolina Durante o Rosalía. Como si llevaran toda la vida haciéndolo, con una naturalidad envidiable y sonriendo de oreja a oreja, Alcalá Norte ofreció una hora para el recuerdo. Entre coronas de laurel, pedidos de Glovo y statements irónicos y divertidos de su batería Barbosa, la agrupación interpretó su disco homónimo. “La sangre del pobre”, “420N”, “La Calle Elfo” y una atropellada pero disfrutada por todos “El rey de los judíos” se sucedieron a una velocidad de vértigo a la vez que muchos soñaban con vivir “La vida cañón”, dos minutos y medio de adrenalina que Alcalá Norte hizo del público para dar por terminado su concierto más grande hasta la fecha.

Editors

Seis hombres de negro. Una puntualidad inglesa. Para muchos el acto de la noche. Con Editors sobre el escenario principal de la Caja Mágica apenas se divisaba dónde terminaba el público, y es ahí cuando uno empieza a entenderlo todo.

Post punk, electrónica, un rock electro-industrial y una elegante puesta en escena se daban la mano el pasado 24 de mayo bajo una luna y un cielo despejado donde no faltaron himnos rockeros propios de grandes arenas, como “Munich” u “Ocean Of Night”, dejando espacio a momentos íntimos mano a mano con el público gracias a una cercana interpretación de “Smokers Outside The Hospital Doors” cantada por todos. Casi 80 minutos de un directo arrollador, lleno de personalidad y epicidad que se explica solo.

Baiuca

Siguiendo la línea de dar cobijo al talento nacional, Baiuca preparaba el ambiente mientras el montaje del set de The Blaze terminaba de pulirse para dar por concluida la primera jornada del festival Tomavistas.

Como si de un hechizo se tratase, Alejandro Guillán logró poner a todo el público en pie por Galicia con su denominada “folktrónica” junto a los ritmos tradicionales y de antaño, pero otorgándoles ese tinte de vanguardia avanzando hacia lo futurista. Apenas sesenta minutos de excusa perfecta para dejarse llevar al ritmo de canciones que ya superan el millón de plays en plataformas digitales como “Veleno”, “Morriña” o “Diamante” junto a Alba Reche.

The Blaze

El talento está en la sangre, y prueba de ello es The Blaze. El testigo de dejarse llevar que había depositado Baiuca lo recogieron los primos Guillaume y Jonathan Alric como último adiós al día uno del festival. Con los visuales siendo una parte fundamental de su directo en vivo -que difiere enormemente de su directo en formato DJ-, la noche caía con un maridaje entre la electrónica más elegante y el magnetismo más atractivo.

En el marco de presentación de su disco “JUNGLE”, los parisinos se mostraron extasiados y felices de tener el público más extenso del macro-evento, algo totalmente objetivo. Jugando a ser dioses entre vocoders y pads, “SHE”, “DREAMER”, “EYES” o “BREATH” mantuvieron al respetable en movimiento de principio a fin. Agradecidos en todo momento y sin separarse apenas de su mesa de mezclas (únicamente para reverenciar al público y para aportar más hype en ocasiones contadas), el fin llegaría con la triada y pedida hasta la saciedad “TERRITORY”, así como “MADLY” y “DUST” como broche de oro. 

SÁBADO 25 DE MAYO

Más de lo mismo en cuanto a temperatura y cielos despejados de cara a la segunda y última jornada del festival Tomavistas. Un público joven volvía a apretarse en los escenarios más pequeños para apoyar el talento más emergente, mientras que aquellos de más edad reposaban para ser testigos un final épico.

Bum Motion Club

Aunque tengamos letras tristes estamos muy contentos de estar aquí con vosotros y vosotras, este festival ya se ha convertido en familia y no acabamos más que empezar”, sonreían los Bum Motion Club ante una cálida ovación en el escenario Johnnie Walker a las seis y media de la tarde.

Iris Banegas, Pablo Vera, Alejandro Leiva, Alberto Aguilera y Pablo Salmerón terminaron con la misma actitud arrolladora, sensible y puro nervio medido al milímetro con la que comenzaron. De su shoegaze y sus tintes de rock alternativo y post punk regalaron al público cortes como “Afecto y simpatía”, “Abismo” o “Casi un buen día” que, con pasos cortos pero seguros, lograron hacer de su puesta en escena -que apenas tembló por algunos fallos técnicos- una de las más disfrutables del encuentro.

Derby Motoretas Burrito Kachimba

El conjunto andaluz Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, liderado por Dandy Piranha llevando la voz cantante, se personaba ante el escenario Vibra Mahou con la distorsión y la reverb por bandera.

“El Valle” o “Las leyes de la frontera” se convirtieron en imprescindibles aquel día, y la banda tampoco se olvidó de aquellos que han contribuido a todo lo que son a día de hoy, con una ovación a Los Estanques y a su nuevo disco “Uve” estrenado el pasado viernes.

Belle & Sebastian

Con el sol en su punto más bajo pero aún dejando luz para los primeros cabezas de cartel, Belle & Sebastian llenaron de alegría y vítores el escenario principal del festival Tomavistas.

La agrupación escocesa brilló en su primer concierto del año en España, extasiados de estar de vuelta en el país y contagiando sonrisas desde la primera hasta la última fila de gente que les presenciaba. Manteniendo su habitual set pero cambiando de orden algunas canciones, su frescura a pesar de la edad y sus continuos paseos de uno al otro lado del escenario -hasta un slackline por el antiavalanchas en una ocasión-, éxitos como “Another Sunny Day”, “Get Me Away From Home” y las esperadas “The Boy With The Arab Strap” o “Get Me Away From Here, I’m dying” para los más antiguos acabarían sonando, y paralelamente el sol escondiéndose.

Los Estanques

“Uve” es ese disco al que hacía referencia Dandy Piranha que sería rodado unas horas más tarde en el escenario Tan de Madrid como Tomavistas gracias a Los Estanques.

La apertura del show con “Don Ding Dong” dio paso a un cóctel de psicodelia, jazz y brillantes pasajes de pop gracias a pistas como “Damos gracias a Dios”,  “La aguja” o “Efeméride”, demostrando manejar a la perfección complejos formatos musicales donde Iñigo, Daniel, German y Andrea no hicieron más que sobresalir en su presentación. 

The Jesus And Mary Chain

Sintetizadores aplastantes y luces azules y verdes anunciaban la llegada de The Jesus And Mary Chain al escenario principal del Tomavistas. Su maquinaria musical dio el pistoletazo de salida, y el público, caliente desde el inicio, demostró su fidelidad coreando éxitos de antaño como “Head On” o “Happy when it rains”, que abrieron el show.

Sin embargo, el respetable también mostró saber defenderse ante las nuevas composiciones de su disco más reciente “Glasgow Eyes” (como “Jamcod” por mencionar alguna), pero en el ambiente era palpable que los asistentes se merecían una más. Así fue como, con el escenario en rojo, las máquinas de humo haciendo su trabajo y “Just Like Honey” sonando, los escoceses cerraban su noche.

Alizzz

Contradiciendo eso de que los repetidores tienen mala fama, Alizzz volvía un año más a pisar suelo tomavisteño. Si en 2022 el artista catalán acudía con motivo de su, por aquel entonces, estrenado primer disco “Tiene que haber algo más”, dos años después lo hizo con un nuevo trabajo bajo el brazo.

De “Conducción temeraria” resonaron cortes que el público demostró saber pese al poco tiempo de vida del elepé: desde “Carretera perdida” hasta “Tiemblo” o “Despertar”, incluida una vuelta por el disco debut de Quirante con “El encuentro” o “Ya no siento nada”. Tomavistas fue el punto de partida de la época de festivales por donde sonará este segundo trabajo mientras esperamos con ansia una gira por salas.

Phoenix

Phoenix demostraron enormemente estar a la altura de la noche, coronándose como una de las grandes bandas de pop europeas del mundo y del momento. El ya clásico inicio con su mejor baza “Lizstomania” desencadenó un concierto sin precedentes donde la gente se atrincheraba en todas las filas pasada la mesa de sonido. Pese a que el público ya quedó conquistado desde el inicio, retumbaron clásicos como “Rome” o “Girlfriend”, reflejando un repertorio estudiado aunque presumible, pero con los franceses entregados al cien por cien y el público recibiendo cada golpe musical con los brazos abiertos y una sonrisa. 

Y así terminaba la octava edición del festival Tomavistas. Además de con “Oysters In My Pocket” de Royel Otis habiendo sonando como mínimo una vez en por escenario después de cada curfew. ¿Les veremos en Tomavistas 2025?

Fotos: Sergio Morales
Texto: Lucía Monsalve



Ver fuente